lunes, 10 de septiembre de 2007

27. Traicion Carmin

29 de diciembre de 2003
Hogweed dice:
¿Estás enojada?
Lagrima dice:
¿Qué te hace pensar eso?
Hogweed dice:
Que no me llamaste y sería lo más lógico y natural
Lagrima dice:
Hasta a vos te parece lógico y natural.
Hogweed dice:
Claro, solo que yo no soy lógico y nuestra relación tampoco es natural. No somos novios, ni pareja, ni amantes, ni nada con nombre. No es natural. ¿Qué pasa? No te estoy diciendo nada nuevo, nada que no supiéramos
Lagrima dice:
Me molesta un poco no ser nada en tu vida, no tener título.
Hogweed dice:
si te sirve de consuelo, yo no tengo títulos en el hospital y manejo 80 casi- personas. Ni vos tenés titulo, ni yo tengo título; no debería ser una preocupación
Lagrima dice:
Es que podría ser de otra manera y es de esta. Y no es eso lo que me jode, eso me molesta siempre, todos los días. Me molesta tu viaje y era muy previsible que iba a molestarme.
Hogweed dice:
No lo tomes como un abandono, porque no es así
Lagrima dice:
No me llamaste ni un día
Hogweed dice:
Yo viajo cuando puedo, como puedo. ¿Llamarte el fin de semana? ¿Para saber si estabas con tomy en el country?
Lagrima dice:
¿Vos te das cuenta que tenés actitudes de mierda?
Hogweed dice:
Sí, no puedo ser perfectito
Lagrima dice:
No me voy a bancar que me trates así, con esta ironía, con este desprecio. ¿Qué te pasa? ¿Por qué me hacés daño?
Hogweed dice:
Antes que nada te pido disculpas y no quiero tratarte mal pero hay situaciones que me desbordan. Vos no te bancás mi trato y yo no me banco tu actuación, tu mentira
Lagrima dice:
Pero ni siquiera tiene sentido lo que estás diciendo. Me tratás mal A MÍ porque le MIENTO A OTROS.
Hogweed dice:
No sé hasta donde esos "otros" no me involucran… perdí confianza en lo que me decis y en lo que no
Lagrima dice:
No des vuelta el asunto.
Hogweed dice:
Y no me causa ninguna gracia que le mientas a todo el mundo, no doy vueltas; es más, quizás hasta sea demasiado directo
Lagrima dice:
Si, Alejandro, das vueltas. Vos metiste la pata. Si te parece que estás actuando correctamente está bien, bárbaro. Si te parece que me merezco un mejor trato pensalo.
Hogweed dice:
¿Meter la pata? ¿Por haberme ido?
Lagrima dice:
No por haberte ido... pero sí por haberme dejado sola cuando sabías que estaba todo mal acá.
Hogweed dice:
Te di mis explicaciones cuando correspondían, te dije que me voy cuando puedo y como puedo
Lagrima dice:
Bueno.
Hogweed dice:
Y si puedo irme los fines de semana de acá hasta el día que me muera, lo voy a hacer. Creo que vine siendo bastante claro y te dije que tu postura no me gusta. Vos negás todo, mentis... y eso no va conmigo, para nada
Lagrima dice:
A vos no te miento y además ya te dije que se terminó todo. De todas maneras eso no te da derecho a tratarme así.
Hogweed dice:
No pasa porque me digas que se terminó y que no me mentís porque demostrás otra cosa completamente diferente y de alguna forma me tratás como a un estúpido, igual que al resto
Lagrima dice:
Me voy... estoy muy triste
Hogweed dice:
No juegues de víctima conmigo. Aprendé a enfrentar los problemas y dejá de evadirlos.
Lagrima dice:
No puedo creer que seas tan cruel
Hogweed dice:
Es la única forma que encuentro para que cambies tu postura, yo te dije que no voy a quedarme de brazos cruzados esperando y menos cuando todo empeora.
Lagrima dice:
Si tenés ganas de hablar o de que nos veamos, llamame.
Hogweed dice:
Tengo ganas de verte, por supuesto, pero no esperes que te haga de amigo bueno y que te diga que tenés razón… de esos ya tenés y no me necesitás para eso
Lagrima dice:
¿Qué te pasa?
Hogweed dice:
Nada, ¿por qué? ¿Yo no puedo irme el fin de semana con mi esposa, pero vos si con tu amigo?
Lagrima dice:
Me fui.

Ustedes son testigos de esta conversación tergiversada: ¿cómo puede siempre querer tener razón? ¿Cómo puede siempre quedar él como la víctima? ¿Cómo puede ser tan manipulador? Siempre queriendo tener razón, escapando de los temas que lo incriminan y disertando sobre aquellos que lo hacen quedar como una persona inteligente y que se preocupa por uno.
Su ironía me sulfura, me derroca el cerebro, me hace trizas. Quiero vomitar, quiero vomitar sin haber comido siquiera. Quiero deshacerme de los sentimientos negativos, de los celos corruptos que siento, quiero deshacerme de Romina y su hijo, de aquella casa de puertas lilas, del departamento de la calle Estevez, del golf gris con vidrios polarizados, de la universidad católica argentina, de Ana, de la computadora, de Cielo y de mi semilla. Me quiero morir: ¡ya!
No sé cómo decirlo, pero sé que se me está acortando la existencia y no precisamente por anorexia o bulimia sino por la melancolía que me ataca y no me deja existir. Si vivir es tan trágico entonces no quiero seguir viviendo. Se me ocurren mil cosas horribles para herirme y ni una para sanarme. No sé cómo se llama esta enfermedad que padezco pero es muy dura y no me deja vivir tranquila.
La anorexia es tan solitaria que casi me obliga a apartarme de mis afectos. Con mis compañeras de la facultad casi ni hablo y Alejandro es solo un sobrenombre que aparece en mi computadora todos los días. Hoy me trató con tanto desprecio y crueldad que no se merece ser llamado persona. No sabe que me está matando y un día cuando aparezca muerta va a sentir un poco del dolor que todos los días me provoca.

31 de diciembre de 2003
María dice:
¿Cómo festejas esta noche?
Lagrima dice:
En la casa de mi tío. Y a dormir. ¿Vos?
María dice:
Mmm hasta lo del tío igual... después a bailar
Lagrima dice:
Yo mañana salga con Tomy seguramente
María dice:
Está bueno que salgas de tu celda vip, que te diviertas, que viajes, que no limites tu vida a este ser innombrable ¡¡¡que puedas ser feliz!!!
Lagrima dice:
No es una celda vip, yo elijo estar en casa. Y no me divierto saliendo, pero al menos tengo menos ganas de pegarme un tiro.
María dice:
¡¡¡Basta de pensar en esas cosas feas!!!
Lagrima dice:
No puedo dejar de pensar en eso. No puedo tomarme la vida en joda, ojalá me gustara ir a emborracharme con mis amigas. Ojalá me diera lo mismo tener sexo al primero que pase. Me gustaría q me preocupara todo menos. Pero soy así y si no me entienden desaparecen. No tengo problemas en borrar contactos de mi vida.
María dice:
NO, NO ES LA CUESTION.... ni para vos ni para nadie es bueno estar solo... igual no pasa por emborracharse o tener sexo... eso es lo de menos... la cuestión es estar bien con vos misma, no tener que hacerte reclamos a tu persona y justamente si tanto te gusta estar sola poder disfrutar de tu propia compañía
Lagrima dice:
No tengo problemas conmigo.
María dice:
Mmm… ¿segura? ¿Entonces por qué pensas en pegarte un tiro?
Lagrima dice:
Porque mi vida es una mierda, porque estoy mal con Alejandro, estoy mal con ustedes, estoy mal con mi familia. Porque soy un ser que puede existir sin estar con nadie y porque nadie me necesita.
María dice:
Alejandro no sé... pero nosotras te queremos demasiado... pasa que vos sabes que tu personalidad es digamos impredecible y es por eso que a más de una le da cosa enfrentarte porque no sabemos con qué vas a salir... pero sos debate constante, tenemos ganas de que vuelvas a ser la cielo de antes porque esa nos gustaba mucho más
Lagrima dice:
No va a volver porque ustedes cambiaron conmigo y no confío en ustedes y no me dan ganas de contarles mis cosas, porque siento todo el tiempo que me van a traicionar.
María dice:
Eso es triste... pero supongo que muy verdadero. Si te sirve, yo creo que cada una hizo lo que creía mejor para vos...
Lagrima dice:
Nadie pensó en lo que era mejor para mí. Y es lógico porque cada uno piensa en sí mismo. Pero si hubieran actuado diferente yo no habría cambiado tanto.
María dice:
¿Qué esperabas vos?
Lagrima dice:
No importa. ¿Qué importa?
María dice:
A mí me importás. Bueno, no me creas, no confíes, ya veré como se gana de nuevo tu confianza... y una duda: ¿en quién confias ahora?
Lagrima dice:
No confío en nadie. Y me tengo miedo, así que es como una paranoia crónica.
María dice:
Está bien y ¿qué esperas para el futuro? Porque así no podés seguir...
Lagrima dice:
¿Sabés qué es lo peor? No espero un futuro.
María dice:
¡Basta! ¡Me desesperas! Por ahí te suene chocante lo que te voy a decir pero es lo que pienso. Creo que ninguna de nosotras te va a poder ayudar y que lo mejor es que empieces terapia. Por tu bien te lo digo.
Lagrima dice:
No quiero que me ayuden. Y voy a empezar terapia, después de las vacaciones.
María dice:
No es lo que vos querés, es lo que queremos y debemos hacer. Estoy preocupada y pensando en cómo llegaste a estar así...
Lagrima dice:
Fue progresivo, supongo. Pero el día que me enteré que habían llamado a mis viejos se me dio vuelta la cabeza.
María dice:
Me quedo con lo que fue progresivo
***
Claro que sí. Siempre es más fácil delegar culpas. Mis “amigas” y Alejandro estaban haciendo exactamente lo mismo. Ellas pensaban que la culpa la tenía Alejandro, por alimentarme la obsesión y a su vez él suponía que la culpa la tenían mis padres que me prestaban poca atención. Ninguno de ellos asumía las pequeñas porciones de culpa que les tocaban. Ninguno se quería hacer cargo. No los culpo, cada uno tiene suficiente con su propia vida y yo también. No necesitaba hacerme cargo de infartos o desconfianzas ajenas. Tenía suficiente con mi vida: nadie sabe lo que piensa un suicida antes de morirse, porque los pocos que no lo logran no tienen el valor para contarlo. Quizás sea este un documento valioso de una mujer que acarició la muerte para después darle una bofetada en vida.

8 comentarios:

María Eugenia dijo...

No sé porque la hacen quedar a ella como una santa y a el como al diablo, cuando lo unico que intenta el pobre flaco es ayudarla. En fin, entiendo que ella estaba enferma, pero el no era tan malo como ella quiso hacerlo ver.

Alondra Mondragon dijo...

Somos chicos suicidas diciéndole a otros chicos suicidas que el suicidio no es la solución.

Flavia Barassi dijo...

Uno mismo debe asumir la responsabilidad de su propia felicidad o de su desgracia. Nadie más es culpable de nuestros propios estados de ánimo. Hay que dejar de ser la víctima, y de culpar a todos por lo que nos pasa. No hay opciones. Y la solución no es el suicidio, ni la muerte progresiva: eso es evadir la responsabilidad. Uno es el creador de su propia vida, para bien.
Si te molestan las circunstancias en las que estás inmerso, hay que modificarlas sin lastimar a nadie (ni a vos mismo). Siempre se puede cambiar. LO QUE SEA. SIEMPRE.
Hay que empezar por controlar el ruido de nuestra propia mente. Y amigarse con uno mismo. Volver a la simpleza de la Vida. Separar la paja del trigo (la gente tóxica en nuestras vidas, de la gente que nos hace realmente bien; nuestras propias actitudes tóxicas de las que no). Hay que estar en silencio y ver qué es lo quiere cada uno para sí mismo... ¿Querés ser feliz o no? Cuando realmente lo decidas: hay que ponerse en acción para que se concrete. Que tengan buena vida!

nadita de nada dijo...

Me parece patetico repartir culpas a los demas, si te obsecionaste con alejandro ok el unico error de el, su unica culpa fue no alejarse lo mas posible de ti, por que cielo alimentaba esa obsesion pensando que algun dia ale la iba a querer a su modo, muy posiblemente yo tuve esas ideas a los 16 años, pero llega un momento en el que comprendes que las personas no van a hacer lo que tu quieras, ellos haran lo que quieran y lo que sientan. Creo que las conversaciones son claras y ale no es el malo al contrario queria ayudarla, pero como ayudar a quien no desea ser ayudado? Asi es un paciente psiquiatrico eso es lo que siempre fue cielo latini, una enferma psiquiatrica que no tiene la capacidad de aceptar la ayuda de los demas.

Unknown dijo...

A mí me parece que antes de criticarla,tendrían que haberlo vivido en carne propia.
Besos.

Reina Mia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Reina Mia dijo...

Yo lo vivo en carne propia y no voy por la vida diciéndole a la gente "acepta tu porcentaje de culpa" mucho menos haciéndome la víctima. Si la gente actúa de forma negativa conmigo o hace cosas que a mi me molestan o me ponen mal es por MI PROPIA CULPA, porque yo les doy motivos para enojarse, para que se pongan tristes. Ellos no son responsables de lo que elijo ser por esta misma razón: la elegí yo

Reina Mia dijo...

Te aplaudo!